Pamela Zamudio Iturríos es Ejemplo de Emprendimiento Estudiantil

El éxito de un negocio depende mucho de la creatividad, innovación y tecnología que se implementa dentro de la organización, y si se acompaña con entusiasmo, perseverancia y actitud positiva del emprendedor permitirá que la empresa se fortalezca para enfrentar cualquier circunstancia adversa y permaner por varios años en el mercado.

Para Pamela Beatriz Zamudio Iturríos, creadora de la empresa Vasi frut, dedicada a la elaboración y comercialización de vasos de fruta y verdura precortadas, 100 por ciento natural y sin conservador, el emprender un negocio no es fácil pero que genera grandes satisfacciones. Comentó:

Ser empresaria es complicado, porque tu sola te equivocas, te regañas, a veces no sabes que hacer o a donde ir y es donde te empiezas a dar cuenta que ganar tu propio dinero no es fácil y que tener tu propio negocio es que tienes que dedicarle tiempo, trabajar todos los días, desvelarse y que para llegar al éxito es necesario la constancia y la persistencia.

La estudiante del noveno semestre de la licenciatura en Creación y Desarrollo de Empresas del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, campus Sinaloa, expresó que con el apoyo de su familia y sus profesores ha logrado tener una buena experiencia como emprendedora. Refiriéndose a sus apoyos:

Mis más grandes apoyos han sido mi mamá, mi papá y mis hermanos junto con mis maestros que han sido prácticamente quienes me han impulsado para poder llevar a cabo mi proyecto con éxito, pero en especial mi familia que me han apoyado tanto económicamente, moralmente y que me han acompañado hasta en repartir el producto…Siempre he tenido el deseo de estudiar para poder lograr ser mi propio jefe, porque desde mis abuelos he visto el ejemplo y lo he vivido diario en mi casa con mis padres, sobre todo de que si quieres salir adelante tienes que trabajar todos los días y que a lo mejor no vas a tener domingos o sábados de descanso, pero que al final vale la pena la recompensa.

Zamudio resaltó que con sus estudios ha adquirido los conocimientos necesarios para convertirse en dueña de una empresa.
“Hace un año que estoy desarrollando mi plan de negocio junto con mis maestros del Tecnológico que me han dado apoyo desde como generar ideas y una vez que ya tenía la idea, me acercaron a las personas adecuadas, a los centros de investigación, me ha apoyado en asesorías personalizadas tanto en finanza, mercadotecnia como en producción y todo lo relacionado con la operación de un negocio”, dijo.

Oportunidad
La emprendedora habló de su concepto de negocio una vez que ya había detectado una oportunidad en el área escolar con los posibles cambios de ley sobre la prohibición del consumo de comida ‘chatarra’.
“Básicamente el concepto de mi negocio es trabajar con frutas y verduras precortadas y listas para el consumo diario, ahorita enfocándome a un mercado escolar que va a cambiar todos los lineamientos de alimentación escolar y en donde creo que hay una oportunidad de negocio entrando y ofreciendo a las escuelas para que los niños poco a poco cambien su alimentación y que dejen de comer comida chatarra”, dijo.

Contribución
Resaltó que uno de sus motivos de emprender su negocio es el poder contribuir un poco en el combate de la obesidad infantil que existe en Sinaloa.
“Mi satisfacción es poder aportar por lo menos un poco a la alimentación de un niño, yo se que es muy difícil cambiarle los hábitos, pero tal vez poco a poco y con el tiempo se van acostumbrando, y que puedo ayudar a enfrentar el problema de la obesidad en Sinaloa, ya que somos uno de los estados con más población infantil con obesidad”, enfatizó.

Retos
Zamudio mencionó algunos de los retos que ha tenido que superar en su experiencia como emprendedora.
“Mi mayor reto y que ha sido difícil es el tratar de vender mi producto en las escuelas, porque a veces están renuentes, porque a veces las señoras de las tienditas ven mi producto como amenaza, pero poco a poco lo he podido posicionar, y aparte combinar la escuela con el negocio no ha sido fácil, porque hay días que tengo que estar todo el día en el escuela y a la vez tengo que estar al pendiente de que se hagan bien las cosas en la planta y manejar a mis empleados”, subrayó.

Comercialización
La estudiante del ITESM manifestó que ha logrado comercializar su producto por seis meses en un colegio de la ciudad, y espera seguir extendiendo su negocio a otros mercados.
“Ahorita estoy trabajando con el Centro de Investigación en Alimentación y Desarrollo en Culiacán y me están apoyando con un trabajo de investigación, con todo los relacionado con inocuidad y en un proceso tecnológico para a largar la vida de anaquel, para que el producto siempre esté natural y fresco y que no se pierda y que dure mínimo una semana”, indicó.

Fortaleza
La emprendedora, de 22 años, habló sobre la fortaleza de su producto y de su empresa.
“Mi ventaja competitiva es que tengo un proceso tecnológico que esta avalado por un centro de investigación en alimentación, en el cual me enseñaron métodos desde que llega la fruta a la planta, como se trata, como se lava, como se debe de cortar, almacenar y empacar para poder ofrecer un producto limpio e inocuo y que le pueda gustar al mercado”, puntualizó.

Desarrollo empresarial
Zamudio Iturríos manifestó que aunque es difícil superar el temor de emprender existen diversos organismos que apoyan a una persona en su desarrollo empresarial.
“Hay muchas herramientas e instituciones que puede ayudar a desarrollar una idea de negocio como las incubadoras que te llevan de la mano, incluso si no tienes como empezar por falta de dinero ellos mismo te canalizan a los lugares donde se puede bajar recursos, solamente hace falta las ganas de poder emprender y salir adelante, porque no es fácil, pero si existe la convicción de hacerlo se puede lograr”, recalcó.

No votes yet.
Please wait...

Deja un Comentario