¿Donde Están los Becarios Mexicanos?


via El Universal
Por la cercanía geográfica y la situación social en su natal Ciudad Juárez, Ricardo Palos decidió cursar su carrera de química analítica en la Universidad de Arizona.

Esa escuela le otorgó una beca desde 2009 y hasta la fecha continúa sus estudios allá. En México, ninguna institución lo tiene registrado.

No es un caso aislado, pues las instituciones de educación superior en el país carecen de información precisa sobre el 82% de alumnos que hacen estancias académicas en el extranjero, así como sobre sus fuentes de financiamiento.

“Estos temas son centrales en otros países como China y la India, que son los que más estudiantes envían al exterior. En cambio en México no son una prioridad dentro de las políticas públicas de educación y desarrollo científico y tecnológico”, advierte la investigadora Alma Maldonado Maldonado.

La académica del Departamento de Investigaciones Educativas del Centro de Investigación y Estudios Avanzados (Cinvestav) Sede Sur forma parte del equipo de especialistas que diseñó y aplicó una encuesta denominada Patlani, que busca subsanar este vacío informativo.

En su primera edición (datos de 2010 a 2011) esta Encuesta Nacional de Movilidad Estudiantil Internacional fue impulsada por la Dirección General de Planeación y Estadísticas Educativas de la Secretaría de Educación Pública. Participaron 115 instituciones de formación superior, públicas y privadas, que respondieron a un cuestionario.

La mira, en Europa

Entre los principales resultados de este ejercicio -que se abocó al análisis tanto del flujo de estudiantes foráneos a México como al de mexicanos hacia el exterior- destaca que los países de Europa siguen siendo el principal imán para estos últimos (un 53% eligió ese continente).

El destino principal de los 11 mil 371 alumnos mexicanos contabilizados en situación de movilidad internacional (1.08% de la matrícula total de las instituciones que dieron su respuesta) fue España. Le siguieron por orden de importancia EU, Francia, Canadá, Alemania, Argentina, Italia, Chile, Australia y China.

El 66.52% de los alumnos nacionales que partieron de México al extranjero estaban inscritos en alguna institución de educación superior privada, mientras que sólo el 25.83% correspondían a universidades públicas autónomas.

“La estancia foránea de los alumnos mexicanos puede ser de solo de un mes, un semestre o un año, pero es importante estudiarla porque muchos de ellos deciden irse después”, aclara Maldonado.

Estos datos varían respecto a los consignados en la encuesta Open Doors que realiza el Instituto para la Educación Internacional en EU. Según su reporte, durante el año escolar 2010/11 estaban inscritos 13 mil 713 alumnos mexicanos en instituciones del país vecino, es decir, éste fue el destino principal.

Las lecciones

Y al comparar con las cifras de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE, a la cual no reportan directamente las instituciones mexicanas) se observan coincidencias en lo general con Patlani, aunque con variaciones en el orden de los países preferidos.

Por ejemplo, según la OCDE, en el 2009 casi la mitad (47.6%) de los estudiantes mexicanos con estancias en el extranjero se encontraban inscritos en escuelas de los EU.

“Hay un problema muy serio por la falta de datos y el hecho que no es posible compararlos con los de encuestas similares como Open Doors o con los reportados por las instituciones mexicanas como el Conacyt”, reconoce la investigadora del Cinvestav.

Aun así, añade Alma Maldonado, “a partir de los datos que cruzamos de las visas otorgadas a los estudiantes por las embajadas, sabemos que hay un enorme grupo de mexicanos que van en pos de algún grado o de una estancia posdoctoral en el extranjero sin ningún apoyo estatal, como las becas del Conacyt”.

Un ejemplo: al cotejar datos de Conacyt (2011) de alumnos en el exterior con cifras obtenidas por otros medios, como las embajadas de los países destinatarios, hallaron grandes diferencias. En el caso de España, la agencia mexicana reportó 371 becarios vigentes, más 386 estudiantes de posgrado con apoyo para un intercambio.

Sin embargo, ese total reportado oficialmente (757 alumnos) fue mucho menor a la cantidad de visas requeridas por estudiantes mexicanos de posgrado en el país ibérico durante el año mencionado, que fue de 3 mil 805, es decir, hubo una diferencia de 3 mil 48 individuos, de los que no se sabe con certeza ni su paradero ni sus fuentes de financiamiento.

“En esa diferencia que reportamos puede haber estudiantes que se van becados por el Programa de Mejoramiento del Profesorado (SEP), por su cuenta o bien financiados por la institución donde estudian”, señala la doctora Maldonado.

Por lo pronto, el grupo académico que impulsó la primera edición de la encuesta Patlani alista un segundo reporte actualizado a 2012, con el apoyo de la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior para sistematizar la información.

No votes yet.
Please wait...

Deja un Comentario